Colibrí: curiosidades y rarezas sobre este ave

Colibrí

Los colibríes, también conocidos como picaflores, son aves pequeñas bastante distintivas, propias del centro de América, aunque han logrado expandirse por todo el continente americano.

Son aves muy pequeñas y su tamaño puede encontrarse entre los 5 y 20 centímetros. Tampoco son muy pesados, a duras penas los más grandes alcanzan los 24 gramos, lo que les otorga el título del ave más pequeña del mundo. Sin embargo, pueden llegar a batir sus alas entre 80 y 200 veces por segundo.

Su dieta está basada en el néctar de las flores. No obstante, también pueden comer pequeños insectos que encuentren, como las demás aves.

Curiosidades y rarezas de los colibríes

Los colibríes son bastante peculiares en comparación con otras aves, lo que los hace muy llamativos para muchas personas. Por eso, aquí te mostramos una lista de sus principales curiosidades y rarezas.

Pueden ser muy agresivos

Que sean las aves más pequeñas del mundo no significa que sean cobardes. Muchas veces son capaces de encarar a aves mucho más grandes que ellos, principalmente cuando están cuidando sus nidos, no dejan que ningún ave se acerque a sus huevos ni a sus crías.

Nadie vuela como ellos

Son las únicas aves que pueden volar hacia atrás o quedarse en un solo punto en el aire gracias a su forma única de mover las alas. Esto también les da la habilidad de cambiar bruscamente su ruta de vuelo, sin tener que hacer maniobras especiales. Cosa que ningún otro pájaro puede hacer en el mundo.

Fisiología acelerada

Una de las reglas de la naturaleza es que cuanto más pequeña sea la criatura, más rápido funciona su organismo. Los colibríes han llevado esta norma a un nuevo nivel: su corazón puede latir hasta 1200 veces en un minuto. Y en la misma cantidad de tiempo, puede realizar más de 500 respiraciones. Algo que es verdaderamente sorprendente.

Curiosidades y rarezas del colibrí

Son los vertebrados más comilones del mundo

Un solo colibrí puede consumir el néctar de hasta 3000 flores en un solo día. Si se tiene en cuenta su peso y se compara con lo que otros animales comen, estos son los vertebrados que más comen. Si un ser humano quisiera estar al nivel de un colibrí, tendría que comer 130 kg de alimento en un solo día.

Una mente prodigiosa

A pesar de ser tan pequeños, tienen una mente excepcional. Tienen la habilidad de llevar el tiempo con precisión, al igual que recuerdan con exactitud de qué flores se han alimentado y cuándo podrán volver a extraer néctar de ellas.

El más pequeño de los grandes y el más grande de los pequeños

El colibrí zunzuncito es el colibrí más pequeño de todos, este solo puede crecer hasta los 5 centímetros y pesar tan solo 2 gramos. Por otro lado, el Patagona gigas o colibrí gigante es el más grande de todos, creciendo hasta los 20 centímetros y alcanzando los 24 gramos de peso. También es el colibrí más lento.

No pueden caminar

Las patas del colibrí son inútiles en tierra, lo que los obliga a pasar el mayor parte del día posado en algún lado para ahorrar energía.

Son madres muy atentas

La hembra del colibrí visita varias veces al día a su cría para alimentarla, aproximadamente unas 140 veces.

Un pico tan largo como su cuerpo

El colibrí pico de espada tiene como característica principal que su pico es casi tan largo como su cuerpo.

Nacen con el pico corto

Al nacer tienen un pico más corto y ancho que facilita recibir el alimento de parte de sus madres. Pero al crecer el pico se alarga hasta obtener su forma característica.

Los colibríes son aves únicas y muy peculiares que jamás dejarán de sorprendernos por su singularidad y belleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.