Bonobo: el simio más promiscuo y parecido al hombre

Bonobo

Los bonobos, en conjunto con los chimpancés, son los parientes más cercanos al ser humano que se conocen hasta la fecha. Los estudios liderados por científicos han evidenciado que su genética no es muy distinta a la de nosotros, a excepción de un margen de 1.3% de diferencia entre el hombre y ambas especies de simios.

¿Cómo son los bonobos?

Esta especie se caracteriza por ser bastante juguetona y tranquila. Sin embargo, lo más resaltante de ellos es la promiscuidad como especie, con una actividad sexual igualmente activa a la del hombre.

A diferencia de su primo chimpancé, el bonobo tiene una interacción social donde las relaciones amorosas son más relevantes, dando menor peso a los enfrentamientos violentos de dominación.

Su hábitat se encuentra en la República Democrática del Congo, y a pesar de que son fácilmente confundibles con los chimpancés, los bonobos poseen piernas más largas, con el rostro más oscuro y labios rojizos.

La fascinación por las relaciones sexuales

Más allá del interés por su comportamiento pacífico, los investigadores se sienten atraídos hacia los bonobos, apenas identificados como especie primate en 1929, por su interés hacia el sexo, actividad que practican regularmente.

Simio parecido al hombre

Y lo asombroso es que, en un 80% de sus relaciones, no están vinculadas con el ciclo reproductivo de la hembra. Además, llevan a cabo la actividad macho con macho, macho con hembra e incluso, hembra con hembra. En las observaciones del investigador Frans De Waal, ha evidenciado que aplican diferentes posiciones durante sus relaciones sexuales aunque la frontal es la más común, y también disfrutan del sexo grupal.

La diferencia entre la promiscuidad de los primates bonobos y la del hombre es que para ellos no existe un concepto de privacidad, por lo que llevan a cabo sus relaciones sexuales en cualquier lugar y a cualquier hora.

Diferencias entre el simio y otros animales

Es común en el reino animal encontrar casos de machos que matan a sus crías, a veces con un propósito de aniquilar a la misma y volver a montar a la hembra, que sigue en su celo. Sin embargo, en el caso de los bonobos, no se lleva a cabo el infanticidio a pesar de su libertad sexual.

En la vida del primate, las hembras bonobos dominan de forma colectiva a los machos, por lo que resulta difícil la aniquilación de crías, además se presenta la incertidumbre en varios machos que no saben de quién es la cría debido a la frecuencia con que una sola hembra puede ser montada por varios machos.

¿Los bonobos son un ejemplo del lema de los hippies?

Resulta interesante recordar el lema que tanto resonaba en los años 70s de “haz el amor y no la guerra”, y con una visión sobre el estilo de vida de estos simios y su libertad sexual.

La prominente tranquilidad entre los miembros de comunidades bonobos se debe a que las hembras son dominantes y, por tanto, las normas de la sociedad cambian un poco. No se interesan tanto por la jerarquía ni la competitividad de puestos, por lo que la violencia se limita, aunque esto no quiere decir que no exista.

En contraste con sus primos los chimpancés, si existe una tensión entre dos grupos de bonobos, no recurren a la matanza de sus miembros, sino que inmediatamente practican relaciones sexuales. Se puede decir que, la frecuencia de sexo entre los grupos hace posible la reducción de la territorialidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.