El alcornoque: el árbol del corcho

Alcornoque

El alcornoque, o Quercus suber por su nombre científico, pertenece a la familia Fagacea. De la corteza del alcornoque se extrae el corcho, material empleado con muchos fines.

Características

Esta especie de árboles se considera longeva, por lo general vive entre 200 y 400 años, pero si las condiciones son óptimas, puede vivir hasta 500 años y deja de crecer cuando llega aproximadamente a los 200 años.

Puede crecer hasta los 20 metros de altura, pero por lo general solo llega a los 10 metros. La forma de su tronco puede variar dependiendo del entorno donde se desarrolle. Si crece  en un bosque, se formará alto y delgado; pero cuando crece aislado de otras plantas, será corto y de tronco grueso. A simple vista es parecido a un roble o a una encina, pero su corteza distintiva facilita su identificación.

Las hojas del alcornoque son relativamente pequeñas, de unos 3 centímetros de largo, tienen un color verde oscuro y son muy brillantes por la parte superior, y por debajo son de color blanco. Cuando el tronco es desprovisto de su peculiar corteza, se puede observar que es de un color entre rojo y rosado.

¿Cómo se reproduce el alcornoque?

Al igual que otras plantas, el alcornoque se reproduce mediante la floración y posterior producción de semillas. Esta es una planta monoica, lo que significa que produce flores femeninas y masculinas por separado, pero presentes en el mismo árbol. Las flores masculinas cuentan con estructura perianto que posee de 4 a 6 pétalos de color verde o rosado. Estas pueden encontrarse colgando debajo de las hojas y ramas más pequeñas. Por otro lado, las flores de carácter femenino, se encuentran aisladas en pequeños grupos pedúnculos de 2 a 5 flores.

Arbol corcho

Los frutos del alcornoque son un fruto seco conocido como bellota. Estos consisten en un ovoide alargado, que en su punta tiene una especie de “gorrito” llamado cúpula. Pueden medir entre 1,5 a 3 cm de longitud. Este árbol tarda entre 20 y 25 años en florecer por primera vez.

¿Dónde encontrarlo?

El alcornoque es un árbol que no crece en cualquier hábitat. Requiere estar en un entorno que no sea demasiado seco, que sea cálido y que tenga suelos permeables. Requiere de abundante luz solar, pero durante sus primeros años necesita un poco de sombra y abrigo.

Es un elemento característico del bosque mediterráneo, siendo muy común en la península ibérica. Puede crecer en la región norte de África y en la región sur de Europa. En España es común verlo como un árbol ornamental en parques y jardines. De hecho, España es el país con más alcornoques a nivel mundial, con 725 mil hectáreas plantadas.

Usos del alcornoque

Este árbol es uno de los más importantes en términos económicos, para países pertenecientes a la región mediterránea como España y Portugal. Su corteza es muy popular porque a partir de esta se pueden elaborar productos como tapones de botellas, suelos, suelas de zapatos, boyas y poteras, entre otros; siendo exportado a todas partes del mundo con un importante valor comercial.

Pero no solo se puede sacar provecho de la corteza del alcornoque para la elaboración del corcho, casi todo el árbol es comercializable. Las semillas se pueden utilizar como alimento para el ganado porcino y su madera, aunque no se pueden sacar piezas muy grandes, sigue siendo útil por su dureza y es utilizada en la tonelería, en la elaboración de carbón vegetal y para la fabricación de algunas herramientas.

Consulta sobre otras especies vegetales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.