Cómo prevenir una isquemia cerebral

Isquemia cerebral

A medida que las personas se van haciendo mayores, aumenta el riesgo de sufrir problemas de salud. Desde enfermedades hereditarias, enfermedades por la forma de vida que se ha llevado, hasta accidentes de salud.

Uno de los más peligrosos es el ictus o la isquemia cerebral. Este tipo de accidentes cardiovasculares suelen ser más comunes en mujeres que en hombres, y ocurren de manera repentina, existiendo varios factores que atribuyen a que se desencadene.

¿Qué es una isquemia cerebral?

La isquemia cerebral, también conocida como infarto cerebral, es un accidente cardiovascular que ocurre cuando la sangre no llega al cerebro fluidamente debido a un coágulo que se encuentra obstruyendo las vías de circulación, provocando que las células nerviosas no reciban el oxígeno necesario para funcionar de manera normal.

Apenas unas horas sin un flujo de sangre continuo hasta el cerebro hace que las células nerviosas se vayan muriendo, y cuando esto pasa, el cuerpo va experimentando lesiones y daños con consecuencias, como la parálisis facial.

Síntomas de una isquemia cerebral

Es importante conocer los síntomas de un ictus para saber cuándo y cómo actuar:

  • Dolor repentino de cabeza: la migraña es una afección un tanto común en las personas, pero un dolor súbito es un claro determinante de que algo no anda bien en la cabeza. Esto pasa por la falta de oxígeno y por la falta de sangre en el cerebro.
  • Pérdida repentina de la vista: por la misma falta de flujo sanguíneo y por la falta de oxígeno en el cerebro, la visión se puede ver afectada y la persona puede comenzar a ver borroso o perder la visión total por un momento.
  • Pérdida repentina de memoria: por las mismas razones anteriores, la memoria de la persona pudiese comenzar a fallar, causando un estado de confusión.
  • Debilidad muscular: la parálisis facial es una de las lesiones más comunes de los ictus, pero también los brazos y las piernas se pueden quedar sin fuerza y sin movilidad.
  • Dificultad al hablar: la debilidad muscular también afecta la lengua, y la falta de oxigenación del cerebro hace casi imposible la tarea de formar frases con sentido y que sean entendibles.
  • Coordinación errática: combinando la debilidad muscular más la confusión mental por la falta de oxígeno, el resultado es una falla en la coordinación de movimientos y una sensación de mareo marcada.

Prevención de una isquemia cerebral

Entre los varios motivos de un infarto cerebral está una mala alimentación, estrés, poca actividad física, estilo de vida agitado o el historial familiar. Por ello, los consejos de prevención de ictus son igual de variados.

Vigila la tensión arterial

De entre todos los consejos para prevenir una isquemia cerebral, este es fundamental. La hipertensión es el detonante principal de los ictus, aumentando las posibilidades de sufrir una hemorragia en el cerebro.

Tensión arterial

Haz ejercicio

Un estilo de vida sedentario no es sano. Al mantener el cuerpo con una actividad física constante, el corazón y el cerebro se mantienen ejercitados y oxigenados.

No fumar y no consumir alcohol

Siendo un consejo más general, el consumo continuo de alcohol y de nicotina / tabaco solo daña los pulmones y el hígado, por lo que es necesario restringir su consumo.

Mantén una dieta balanceada

Una dieta de alimentos balanceado ayuda a que los niveles de colesterol (o grasa) en la sangre se mantengan controlados. Esta dieta debe ser balanceada con alimentos ricos en fibra y en vitaminas, tratando de cortar al máximo las grasas saturadas, sobre todo de origen animal.

Cuida los anticonceptivos hormonales

Existen algunas pastillas anticonceptivas con hormonas que favorecen la formación de coágulos de sangre, y uno de estos coágulos podría terminar bloqueando una vía circulatoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.