¿Cuáles son los tipos de energía que existen?

Tipos de energía

Desde tiempos remotos, se consideran los distintos tipos de energía como una pieza fundamental en el desarrollo de la humanidad. Debido a que, el ser humano desde el inicio de la existencia necesitó contar con ella para avanzar y sobrevivir.

Asimismo, la energía se considera como la capacidad que tienen los individuos para movilizarse, y efectuar diversos trabajos. Además, de que también es necesaria para producir cambios en otros cuerpos e incluso en ellos mismos.

Capacidad necesaria: tipos de energía

La energía se considera como la capacidad de hacer que las cosas funcionen. Para cuantificar, se utiliza el símbolo del Joule(J) esto para honrar al físico inglés conocido como James Prescott Joule. La energía se manifiesta de diversas formas, recibiendo distintas designaciones relacionadas con los cambios y las acciones que puedan producirse. Entre los tipos de energía se definen los siguientes:

Tipos de energía

Energía Mecánica

La energía mecánica se encuentra relacionada tanto con el movimiento como con la posición de los cuerpos. Por esta razón, se cree que la misma involucra a diferentes energías cuyo objetivo es permanecer en movimiento. En este caso, es importante hacer mención de la energía potencial y la cinética que se definen como:

  • Potencial: este campo, es el que involucra la posición que puede llegar a ocupar una masa en el espacio.
  • Cinética: es la que se manifiesta cuando distintos cuerpos se mueven y se relacionan con la velocidad.

Energía Interna

Se presenta por medio de la temperatura. Por ello, mientras más caliente se encuentre el cuerpo mayor energía interna poseerá.

Energía Eléctrica

Esto ocurre en el momento que dos puntos poseen una diferencia potencial, y se mantienen conectados a un conductor eléctrico. Cuando ocurre este fenómeno, es lo que se conoce como energía eléctrica, y se relaciona con la corriente de electricidad.

Energía Térmica

Se asocia con la cantidad de energía que fluye por el cuerpo en posición de calor. El mismo, se transporta hacia otro cuerpo más frío pero manifestándose siempre por medio del calor.

Energía Electromagnética

En este caso, se le atribuye a este tipo de energía la presencia de un campo electromagnético. El cual, se genera a partir del movimiento de partículas magnéticas y eléctricas que se mueven y oscilan al mismo tiempo. Este proceso, se conoce como ondas electromagnéticas, se propaga en el espacio y viaja a la velocidad de la luz.

Como ejemplo de dichas ondas de electromagnetismo se puede mencionar el sol. El mismo, se manifiesta con ondas de radio, radiación infrarroja y rayos de luz.

Energía Química

Es la que se encuentra presente en algunas reacciones químicas, en ella se rompen o forman diversos enlaces químicos. Este tipo de reacciones se representan en el funcionamiento de las baterías, el gas natural o el carbón.

Energía Nuclear

Es la generada en el momento que los átomos interactúan entre si, este tipo de energía se libera por medio de su rotura. En dicho proceso, ocurre una fisión y por ello se le conoce como fusión.

Propiedades de los tipos de energía

La meta en todo momento es aprovechar las fuentes energéticas como viento, calor, sol, olas del océano, entre otros. Con relación al agua, puede ser usada varias veces y esto se conoce como el proceso del ciclo del agua. Es importante que una vez definido los tipos de energías, también se tenga conocimiento de sus propiedades básicas como lo son:

Transformación de la energía

Es importante tener presente que la energía no puede crearse. Sin embargo, si puede transformarse. Durante el proceso de transformación de la energía se puede llegar a convertir en los diversos tipos de energía existentes. Esto significa que una forma de energía fácilmente puede transformarse en otra. Como ejemplo se puede mencionar la transformación de la energía solar a energía química, dicho proceso se conoce como fotosíntesis. Asimismo, la energía eléctrica puede convertirse en energía cinética, y esto se observa en el caso de un ventilador.

Transferencia de la energía

La mencionada transferencia suele ocurrir cuando la energía de un cuerpo se traslada a otro en forma de ondas o calor. Quiere decir, que se puede transferir de un cuerpo hacia otro como cuando se pedalea una bicicleta. También sucede, al calentar y la energía de la ducha o estufa eléctrica pasando en forma de calor al agua.

Conservación de la energía

Al finalizar un proceso para transformar energía, no se puede obtener menos o más de la que había al inicio. Esto se debe a que la energía no se destruye y se tiene siempre que mantener la cantidad correcta. Por esta razón, la energía es conservada al evaporarse, el agua no desaparece sino que se convierte en aire. Este proceso ocurre porque la misma cumple con la ley de la conservación de energía.

Degradación de la energía

Solamente una pequeña parte de la energía que es transformada se encuentra en la capacidad de producir trabajo. Mientras tanto, la otra parte se va desapareciendo en forma de ruido y calor. En el momento que dicha energía se convierte en otros tipos de energía la capacidad de la utilización disminuye. En ese sentido, en el proceso de la transformación se convierten en energías poco aprovechables.

Los tipos de energía y la ley de conservación

La ley de la conservación energética afirma que esta no puede ser destruida o creada solamente podrá ser transformada. Por lo tanto, al momento de calcular la cantidad de energía que posee un sistema dicha numeración siempre es la misma. Esto es debido a que aunque tome cualquier forma la cuantía será igual. En el caso de la energía renovable y no renovable son las fuentes necesarias para los seres humanos.

El petróleo y carbón son combustibles fósiles donde la energía química se almacena en los enlaces entre los átomos de carbono. Asimismo, dicho combustible no es renovable, ya que se formó en épocas antiguas a base de organismos de la prehistoria. No obstante, estas fuentes energéticas aparte de ser de existencia limitada también producen grandes daños ambientales. Como resultado, el aprovechamiento de las fuentes de energía debe ser consciente, procurando evitar daños en el medio ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.