El tarot terapéutico: las cartas del tarot como terapia

Tarot terapéutico

El tarot es una herramienta poderosa que puede ayudarnos en diferentes aspectos de la vida. Se trata de una orientación para encontrar el camino ideal. Además de guiarnos a entender nuestro pasado, presente y futuro, las cartas del tarot como terapia son una gran ventaja en el camino hacia el autodescubrimiento.

La vida pasa tan deprisa que, en ocasiones, nos cuesta sentarnos a analizar nuestro propio ser. Vivimos tan preocupados por el futuro que olvidamos el presente y eso causa mucha ansiedad. Por suerte, el tarot terapéutico permite analizar el interior de cada ser, desde una perspectiva diferente, entendiendo cada proceso del crecimiento personal.

¿Qué es el tarot terapéutico?

El tarot terapéutico también es conocido como tarot transpersonal o psicológico. Su finalidad es el crecimiento personal, que parte desde el viaje y el conocimiento interior de cada individuo. El objetivo principal es que exista un equilibrio y se logren resolver los problemas relacionados con los pensamientos y las conductas.

Se trata de una herramienta que busca ayudarnos a entender cada proceso de una forma particular, comprendiendo que solo desde el interior se podrán sanar las emociones. Con este tipo de herramienta se busca aclarar que no existen tendencias definitivas y absolutas y que es posible orientar las emociones hacia el bienestar de cada persona.

Es una orientación y una guía que ayuda a quien lo consulte para descubrir dónde nacen las raíces de sus problemas y para que el mismo consultante pueda fluir, liberando todos sus bloqueos. La persona que acuda a su consejo le hará frente a las verdades que las cartas le muestran y lo impulsará a tener otra visión más abierta, resolutiva y positiva.

Una sesión permitirá determinar la evolución o el estancamiento de una persona. Identificando los posibles bloqueos que impiden el total desarrollo. Además, servirá para identificar esos sentimientos verdaderos y los caminos de la paz, prosperidad y abundancia.

Se trata de una tirada que permite determinar el trabajo que cada quien debe hacer, pero esta vez desde su interior. Esto conllevará a una autotransformación. Este método es muy útil para que se reconozcan patrones errados de conductas y creencias que deben ser aclaradas para poder avanzar.

Características del tarot terapéutico

El tarot terapéutico ha sido ampliamente desarrollado el método Veet Pramad, determinando 5 características o principios importantes:

Las decisiones

El tarot terapéutico tiene como premisa que la vida es producto de decisiones tomadas por cada individuo. De tal forma que los hechos y resultados dependen únicamente de las situaciones y no de las circunstancias.

Patrones de conducta

Otro principio de este tipo de tarot se relaciona con las creencias. En concreto, tiene que ver con las decisiones tomadas mediante los patrones de conductas y creencias de cada persona.

Obstáculos

Una característica importante tiene que ver con las barreras que colocamos nosotros mismos a la realización integral o a concretar un objetivo. Es el papel que desarrolla la mente al impedir desde nuestro interior el  desarrollo total.

Atracción

Este principio trata de que el ser humano atrae todo lo que necesita para crecer, pero no aquello que piensa.

Potencial

Cada ser humano está en la capacidad de poder realizarse completamente. Tiene suficiente potencial para desarrollar todas sus habilidades y ser feliz.

Método de lectura

El sistema sugerido para leer el tarot terapéutico es la figura de Cruz Celta. Tomando como base la eliminación de prejuicios y doctrinas ya establecidas que impiden la autorrealización.

Consiste en tomar diez cartas del mazo con una posición específica, cuyo orden será determinado por la extracción. Cada una de las cartas ofrecerá información sobre una situación particular actual del consultante, aspectos que impiden el desarrollo, patrones negativos y su origen, manejo de relaciones, necesidad interna de evolución.

También, presenta el método necesario para poder abordar el problema, la mejor forma para evolucionar, el camino al crecimiento, la proyección y autorrealización.

Cartas usadas

En el tarot terapéutico se consideran las cartas correspondientes a los Arcanos Mayores, compuestos por principios o arquetipos universales. Representados por la conciencia y las manifestaciones que abarcan desde la potencialidad simbólica de la carta El Loco, hasta la completa realización del Universo.

En cuanto a los Arcanos Menores, estos representan la forma sobre cómo se administra la energía interna. Las Copas simbolizan estados emocionales, Las Espadas los estados mentales, Los Discos la forma de relacionarse frente al mundo.

Un punto importante a aclarar en el tarot terapéutico es que no existen cartas buenas o malas. Hay cartas con aspectos involutivos o evolutivos, también conocidas como comunes. Por otro lado, hay cartas que son sombrías, las cuales muestran patrones neuróticos.

Cada uno de los Arcanos Mayores es común, a excepción de La Luna, mientras que las cartas sombrías son: el 2 y el diez en los bastos. El 5, 7, 8 y 10 en Las Copas. En Las Espadas son el 2, 3, 5, 7, 8, 9. En cuanto a Los Discos, 5 y 7.

Diferencias del tarot terapéutico

La principal diferencia con respecto al tradicional es su objetivo. Su finalidad es la de que cada individuo pueda identificar desde su interior su propia esencia, partiendo de las siguientes premisas:

  • El tarot tradicional tiene como objetivo ayudar al consultante a conocer el futuro, mientras que el terapéutico busca que la persona sea ella misma, en toda su esencia.
  • El sistema tradicional se enfoca en los acontecimientos y los problemas. Por su parte, el terapéutico se centra en la persona.
  • Según el tarot tradicional, el destino está escrito y mediante las acciones es posible cambiarlo. El terapéutico habla de la inconsciencia y el retorno.
  • En cuanto a la responsabilidad, en el tarot tradicional nos encontramos con que podemos ser responsables o no de las decisiones. Mientras que en el sistema terapéutico, definitivamente sí somos responsables de lo que atraemos y las decisiones tomadas.
  • La última y marcada diferencia de este sistema, es que no se trata de formular preguntas ni de responder a interrogantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.